DE LA WEB 2.0 A LA HYPERNET: LOS MILLENIALS Y LOS MEDIOS

En este post, revisaremos la evolución de los medios en la era digital (o de las redes liquidas, según el maestro Bauman).  Asimismo daremos un vistazo al tema tan importante de los contenidos. Y finalmente aterrizaremos en el Smartphone y su importancia como “ventana” de comunicación.  Dando lugar a una primera enumeración de puntos de contacto para esta generación. Comencemos.

 

LOS MEDIOS

 

En la era de las “redes liquidas” los medios tradicionales de comunicación están siendo desplazados rápidamente.  No solo son nuevas alternativas las que emergen, también la forma en que nuestros Millenials se acercan a los nuevos medios ha cambiado.  El periodo de atención – concentración se ha acortado,  predominando la revisión multitarea. Veamos la televisión.

 

En cuanto a la televisión, el medio por excelencia del siglo pasado, la Generación Net prefiere la descarga de TV (streaming a través del popular Netflix) en su ordenador,  lo que les permite disponer de contenidos donde quiera que vayan, y verlos siempre que lo deseen.  Además en la actualidad hay cientos de canales on-line, y debido a las mayores posibilidades de elección la televisión se ha vuelto una especie de catálogo de películas, documentales, deportes, música, y noticias.

 

A esto último sumémosle el hecho que la mayoría de televisores hoy tienen varias ventanas, por medio de las cuales puedes ver deportes, o espectáculos, o noticias simultáneamente.  Al observar a nuestros jóvenes mirar dos o tres programas de TV, ojear una revista y chatear a través del móvil, cualquier persona mayor se admira de cómo manejan todos estos canales a la vez. Y lo qué podría ser aún más difícil de comprender es que, en lugar de abrumarse, el multitasking es en realidad  pura (y sana) diversión para ellos.

 

Ahora bien, si examinamos las emisiones de radio (¿La radio está más cerca de la gente, hoy?) estamos siendo testigos de un cambio profundo en la industria.  En los próximos años, el alcance de la radiodifusión tradicional seguirá cayendo, y los broadcasters ya no podían contar con llegar a un amplio espectro de público. La solución a esto último, y algunas radios lo están haciendo, es cambiar el enfoque y orientarse a nichos específicos de mercado, consolidando al mismo tiempo su presencia virtual. Ello supone reforzar sus contenidos manteniendo una novedad permanente, e integrándolos con las redes sociales.  El blending es la fórmula.

 

Y cuando se trata de los medios impresos, la mayoría de la Generación Net obtiene sus noticias en línea, a partir de fuentes de noticias oficiales y los blogs. En una entrevista a una joven de 20 años, le pregunté por qué no lee los periódicos (excepto los que le entreguen gratis). “¿Por qué lo haría?”, Respondió ella. “El periódico sale solo una vez al día, no tiene enlaces (hipervínculos) y no es multimedia. Además, ¿quién quiere tinta en sus dedos?”

 

Los jóvenes que quieren aun leer periódicos, ven la versión para móviles, o crean según su sofisticación  un conjunto personalizado de información basado en diversas herramientas de recolección (una de ellas los RSS). Estas le proporcionan en tiempo real, el acceso a docenas de fuentes de información. Pero atención aquí: solo sobre los temas que le interesan.  La experiencia con Google News, y Twitter, ahora en integrados en las enormes pantallas de los SmartTV’s, es simplemente espectacular.

 

Pero sigamos con nuestra entrevistada: “Creo que la actualización constante de Internet permite acceder a una amplia variedad de opiniones y perspectivas.  Reviso todos estos diferentes medios para ‘triangular’ los temas que me importan y llegar al nivel de profundidad que deseo”. Otra vez,  se trata de una integración de medios.  No more single shot,  respecto de nuestro público joven.

 

La integración de medios off-line y on-line sin embargo parte de una base fundamental: los contenidos. A continuación este tema.

 

LOS CONTENIDOS

 

A este respecto, primero: nuestros Millenials esperan que la búsqueda de información o entretenimiento les permita interacción. Casi el 80 por ciento de la Generación Net  visita regularmente blogs, la manera más popular para crear y compartir contenido. Estas colecciones de pensamientos personales, opiniones e intereses  (o incluso obras de arte, historias, o vídeos) representan autoexpresión sin filtrar. Cerca del 64 por ciento de la Generación Net ha participado en alguna forma de la creación de contenidos (fuente 2012; EEUU)  y parece probable que aumente este número año tras año. Mashups es una aplicación que mezcla contenidos de diversas fuentes y es además muy popular.

 

Dejando un momento de lado las Apps cabría preguntarse: ¿Cuál es el factor clave para los contenidos? Respuesta: pertinencia, novedad, y relevancia.  Pertinencia en el sentido que ya no enfrentamos un público homogéneo. Hay varios de ellos, y cada uno con gustos y preferencias específicos.  Atender a esos gustos especificos es pertinencia. La novedad se explica por si sola. Y la relevancia significa utilidad. Que el contenido sea útil, aunque sea para distraer genuinamente.

 

Pasando a los contenidos musicales, en los últimos años también, los fans de los artistas representados por el sello Wind-Up Records (http://www.winduprecords.com) han pasado holgadamente un cuarto de millón en el mundo desarrollado. Producen y comparten más de 3.000 videos por hora.  Los aficionados, principalmente niños, utilizan sus PCs para sincronizar el arte anime japonés con la música popular, y crean pistas como una nueva forma de arte llamada de anime musicales.

 

AnimeMusicVideos.org es otro sitio Web, con más de 900.000 usuarios registrados y cerca de un millón de posts. Pero esto es sólo la punta del iceberg.   Hay ya cerca de 30.000 sites de música-anime  y los entusiastas de anime contribuyen a ella.  Un delicioso detalle final: la banda Evanescence,  es parte del modelo independiente de producción de música que Wind Up representa. Finalmente merece remarcarse que la industria musical tradicional ha tomado debida nota del anime, y ya hay varios hits que siguen la tendencia. Para muestra un botón: Ginza: https://www.youtube.com/watch?v=zZjSX01P5dE

 

La tecnología también está influyendo en la forma en que los niños piensan y se comportan, pero hay que tomar consciencia que es un proceso  de dos vías. La manera misma en que niños piensan y se comportan también está dando forma a la Internet. En el siglo XXI, el conocimiento fluye con más libertad que nunca, gracias a Internet, pero el verdadero potencial de la Internet no se vislumbró hasta que los jóvenes empezaron a usar las computadoras.

 

Ahora están ayudando a transformar la red en algo nuevo. De  la Web 2.0, a la Hypernet, la web activa, la web de lectura y escritura, y la web de vida. Llámenoslo como queramos, esto ya no es la red de inicios del milenio. Sus contenidos son un activo de la cultura mundial, de una manera abierta como nunca antes, lo que permite a todos cambiar la naturaleza del conocimiento mismo.  Wikipedia, la enciclopedia mundial escrita y editada por decenas de miles de participantes en todo el mundo, es un ejemplo clásico de esta nueva Web colaborativa.

 

Un rápido vistazo al número de blogs nos da una idea de la cantidad de contenidos creados.  Nuestros jóvenes (y no tan jóvenes) están poniendo 100 millones de blogs en ​​línea, todos disponibles por tema o palabras clave a través del uso de Technorati, una empresa que monitorea los contenidos según los tags que le pongas a los posts de tu blog. Si queremos ver un ranking, pues vamos a Alexia.com.

 

Y un tipo de contenido que emergió en los 80’s con Atari: los juegos. Quien no disfruta (personalmente me encanta) de un buen juego en Arcade. Space Invaders o el icónico Pac-Man, Pero nuestros niños hoy están divirtiéndose en línea, con juegos abiertos multijugador, que proyectan ingresos sobre US $ 50 mil millones de dólares para el año 2015. Asimismo, están compartiendo películas y canciones en línea con decenas de millones de personas a través de las herramientas de intercambio de archivos punto a punto, como Kazaa, BitTorrent, y LimeWire.

 

PUNTO DE CONTACTO: LOS SMARTPHONES

 

Hoy se vive una revolución de pequeña pantalla: cada vez más para la Generación Net, el teléfono móvil está convirtiéndose en la herramienta preferida para acceder a la Web.  Los adolescentes, junto con sus hermanos de 8 a 12 años de edad, son el segmento de mayor crecimiento del mercado de la telefonía móvil.

 

Sus padres mismos se los compramos porque vemos los teléfonos móviles como un dispositivo de seguridad. Una encuesta publicada en diciembre de 2014 mostró que el 78 por ciento de los padres tienen en cuenta los teléfonos móviles como un regalo de Navidad para sus hijos.  Y este es un tema de seguridad. Con un móvil, los niños pueden llamar a casa en caso de emergencia, mientras que los padres pueden llamar para recordarles la hora o incluso comprobar su paradero.

 

Los niños ven, naturalmente, los teléfonos de manera diferente, para ellos es como tener un amigo en el bolsillo. Pensemos en lo que la típica adolescente hace al salir de clase por la tarde. Enciende su móvil y se conecta, incluso si sus amigos la rodean. Los adolescentes hablan en serio  cuando les dicen a sus padres que sin un teléfono móvil son nada, pues para ellos las redes (Facebook) son todo.

 

Y aunque los móviles aún se usan para llamadas, nuestros jóvenes usan el celular (y más el Smartphone) como una vía de acceso a la internet.  Mientras la mayoría de los boomers todavía son propensos a usar el teléfono para llamar a sus familiares y amigos, los adolescentes tienen más probabilidades de simplemente enviar mensajes de texto vía mensajería instantánea (Whattsapp) a sus amigos y, eso sí,  llaman a sus padres: usualmente para pedirles algo.

 

Para la Generación Net, el correo electrónico mismo frente a la mensajería instantánea es cosa del ayer. Es lo que se utiliza cuando se escribe un agradecimiento cortés a los padres de un amigo o a un profesor. Ello ocurre porque  además de ser un método más formal de comunicación, nuestros jóvenes lo perciben aburrido. “Yo uso el correo electrónico para cosas de negocios “, dijo un entrevistado. “Yo no le digo a mis amigos ‘envíame un mail más tarde”

 

Ahora bien, un aspecto negativo del tema es que la relación con el móvil se ha vuelto dependencia. Sin sus teléfonos móviles, la Generación Net desarrolla ansiedad.  En un experimento hecho en una sección de universidad, retirarles el móvil por 100 minutos generó verdadera ansiedad y un sentido de “privación”. En el Reino Unido, incluso tienen una palabra para ello: “no-mo-fobia.”

 

Los teléfonos de hoy son elegantes navajas suizas digitales que hacen mucho más una llamada telefónica. Ahora, como los teléfonos móviles están vinculados a la Internet, se están convirtiendo en algo completamente diferente. Ya la palabra teléfono móvil es un nombre inapropiado. Los fabricantes y creadores de Apps acumulan características y funcionalidades nuevas, convirtiendo estos dispositivos en los equipos pequeños y potentes que son parte comunicación de voz, parte agenda y reloj, parte iPod, parte plataforma de juegos y parte navegador de Internet, además de ofrecer pantalla de alta resolución, cámara digital, cámara de vídeo, grabadora de voz y GPS brújula.

 

La conexión ubicua a internet, y la velocidad 4G los vuelven mucho más que un teléfono móvil. En muchos casos vamos a tener que considerarlos algo más, un amigo o incluso un copiloto- digital.  Triste decirlo, pero no está lejos el día en que jóvenes y viejos, que no manejemos la tecnología integrada en estos copilotos digitales quedaremos simplemente a la deriva.
Consideremos nuestro tan popular iPhone de Apple, con sus aplicaciones básicas: ello alude directamente a la versatilidad de los dispositivos de mañana. Apple también dio a conocer sus proyectos respecto del futuro del sistema para animar a los ya muy numerosos desarrolladores a imaginar nuevos usos para el teléfono.  Google está haciendo lo mismo con su plataforma Android, pensada para competir a través del Galaxy de Samsung con Apple. El gigante de los motores de búsqueda se ha asociado con docenas de fabricantes de teléfonos, redes y empresas de software para que sea lo más fácil posible desarrollar nuevos usos para los copilotos del mañana.

 

Asimismo en muchos países como el nuestro, el acceso a las computadoras de escritorio o portátiles con una conexión de Internet de banda ancha es limitado, y el teléfono móvil con alta velocidad de conexión a Internet es el método preferido para entrar en línea. La conexión a Internet con un teléfono móvil es más barata que la conexión por PC, por lo que los Smartphone están creciendo muy rápido a lo largo de toda América, continente donde los móviles superan en número teléfonos fijos en todos los países.  En la medida que los planes de datos se abaraten, más población tendrá acceso al futuro digital.

 

EL FUTURO, AHORA

 

Y mientras que nosotros utilizamos mayormente las características básicas de datos tales como mensajes de texto móvil, los asiáticos ya están utilizando sus teléfonos para muchos otros propósitos, tales como ver películas, la compra de alimentos en las máquinas expendedoras, y utilizarlos como tickets para el tren.

 

Los jóvenes japoneses, que son referentes para el futuro, aman a sus teléfonos móviles. En Japón, alrededor de un tercio de los estudiantes de primaria de edad de 7-12 años de edad usa ya los teléfonos móviles, y en la escuela secundaria esta cifra salta al 96 por ciento, de acuerdo con un estudio del gobierno publicado a finales de 2014. Los jóvenes japoneses utilizan sus teléfonos ampliamente,  incluso para leer libros.

 

Umberto Eco predijo que el libro impreso nunca moriría. Pues pareciera que los hechos no le dan la razón al Maestro. Cada vez más los jóvenes prefieren leer libros virtuales.  Inclusive sin la comodidad de la tecnología de tinta liquida Kindle de Amazon.

 

Por todo ello, no es de extrañar que el uso del Smartphone  superara el uso del ordenador personal ya desde 2002. Porque todo el propósito de las redes no es personal. No es una actividad en privado.  Se trata conectar y colaborar, y comprometerse con el mundo.  En ello está la fórmula para llegar de manera efectiva a los jóvenes, y también la grandeza y el desafío para nuestra Generación Net.

 

 

Sin comentarios | Leído 80 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *